lunes, 9 de abril de 2012

Francis Palanc y el Alfabeto Mágico





“Aspiro aun arte que esté conectado directamente con nuestra vida corriente,
un arte que arranque de esa vida corriente, que pertenezca a nuestra existencia real
y sea la emanación directa de nuestros verdaderos humores”

Jean Dubuffet





Aquí presentamos otro artista denominado “marginal”. Volvemos un poco al espíritu que durante mucho tiempo fomentaron las páginas de  “Una Casa en el Árbol”

Intentando ofrecer diferencias respecto al arte oficializado o popular.Posibilitar el conocimiento de ciertos artistas que a través de una profundidad incomparable, mostraron un instinto puro sin limitaciones ni interacciones externas. Una manera de comprender el arte desde lo desesperante y el padecimiento. Muy lejos de poder considerarse afín a cualesquiera de las modas imperantes de su tiempo, obras sin duda fruto de la locura, la sinceridad absoluta, el delirio, la pasión y la soledad.


Francis Palanc (1928) nació en Vence, Francia, lugar donde sus padres poseían una pastelería. A la edad de dieciséis años, después del periodo escolar se unió al negocio familiar y comenzó a aprender el oficio. Se cuenta que disponía de especial inclinación para decorar tartas con adornos pintados a base de cacao.








Alrededor de la edad de diecinueve años, Francis Palanc inventó un sistema de alfabetos que constataban de gráficos angulares. Se cuenta que Palanc buscaba ciertas revelaciones sobre los orígenes y la esencia de las cosas.


En cuanto a las pinturas que se inició en ellas poco después de la invención de los alfabetos; que por cierto contaré que realizaba utilizando cierta técnica de cocción pastelera: Pasaba a través de un tamiz, almíbares, frutas y cremas y un rodillo, incorporándoles goma laca, goma arábica y aserrín.


Todo su trabajo se ejecutaba en completo aislamiento, permaneciendo en secreto su producción. Excepto algunas tablas que salieron a la venta en 1959 y que fueron vendidas a un comerciante local. Esta experiencia supuso un grave deterioro mental de Palanx destruyendo la totalidad de su obra en 1960. Es entonces cuando Francois Palanc termina toda actividad creativa.




 
 
Palanc fue un panadero solitario, paranoide y depresivo, fue también un interesante pintor psicótico, descubierto por J. Dubuffet (1964) y su compañía de Art Brut.


Fue un escribano o dibujante, no sé exactamente definirlo, especializado en crear alfabetos imaginarios y en darles un dibujo o modelo secreto a las letras y las supuestas palabras que inventaba. La pintura de Palanc consistía sólo en letras de su propia invención.

Lo que Palanc, intentaba expresar en sus dibujos eran las emociones que no podía conocer y no podía experimentar.







*****


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor